Boda Marta y Moisés

Fecha: Junio 2013     ·     Categoría:  Boda Rural – Chic    ·     Fotografía: Sara Lázaro    ·    Espacio: Hotel Can Mora de Dalt

Explicación

Cuando me reuní la primera vez con Marta la primera idea que me transmitió es que su boda tenía que ser una fiesta donde hubiese rica comida y buena música. Querían una boda sencilla rodeados de amigos en un entorno rural, donde se sintiesen cómodos.

Hablamos de la ceremonia, y los dos tenían claro que querían algo personalizado y al aire libre, rodeados de naturaleza. Pensaban en un espacio tipo masía en el que tuviesen exclusividad y que estuviese cerca de Barcelona, ya que muchos amigos vendrían desde lejos.

Marta participó de manera muy activa en la boda. Desde el principio me dijo que quería ayudarme en todos los preparativos handmade que teníamos en mente, y así lo hicimos. Fue un auténtico placer contar con ella y con materiales sencillos y todo nuestro cariño puesto en cada detalle conseguimos que la boda respirase personalidad.

El resultado fue una boda preciosa, en un entorno rural y con muchos detalles handmade que le daban ese aire chic afrancesado que tanto le gusta a la pareja. Fue una boda con mucha fiesta y una boda muy emotiva donde se cuidaron todos los detalles.

Los Detalles de Dandelion Events

La búsqueda del espacio era algo que Marta y Moisés tenían claro. Aún así buscamos más opciones, pero tras visitar varios espacios, nos dimos cuenta de que el primer espacio era el que realmente más les encajaba. Así que la boda se celebró en Can Mora de DaltUn hotel rural-masía que les permitía celebrar la ceremonia, el cóctel, el banquete y la fiesta en el mismo espacio.

El día de la boda, pese a que el tiempo estaba muy inestable, el cielo acabó respetándonos y pudimos hacer la ceremonia en el jardín, junto a la piscina en el nivel más bajo de la masía. Subiendo de nivel, en las dos terrazas siguientes, montamos un largo cóctel con buffets de show cooking que duró casi dos horas, y en las antiguas caballerizas se instaló un montaje tradicional de mesas en banquete.

Del catering se encargó SibarisLa comida fue una perfecta combinación de comida tradicional local y la más exquisita de las presentaciones propia de la cocina de autor. Se instalaron varios buffets con show cooking (arroces, huevos de codorniz, chistorras, cortador de jamón) y se pasaron más de 20 tipos distintos de aperitivos fríos y calientes. Ya sentados en mesa un suave entrante y un plato principal cerraron la comida.

Pero no hay boda que se precie en la que no haya un buen pastel nupcial. En este caso, los encargados de realizarlo fueron Barcelona Cakes. De manera conjunta diseñamos un pastel que seguía la misma paleta de color de la boda (gris, amarillo y blanco) con cada piso decorado de manera diferente y rematado con una flor y unos novios personalizados que hizo el hermano de la novia.

Una vez decidido el catering nos centramos en la propuesta decorativa. Y teniendo en cuenta que el espacio era hermoso por sí solo, tratamos de hacer una propuesta que  fuese en la misma línea rural y sencilla de la masía. Para ello contamos con diversos proveedores como: Garden Arque y Crimons.

En la ceremonia, montamos una estructura ligera de hierro y tul con unos sencillos muebles rústicos y alfombra de rafia. Todas las sillas en las que se sentaron los invitados eran de madera con un sencillo cojín crudo. En el pasillo central colocamos dos largas alfombras también de rafia para dar una imagen homogénea. Decoramos la zona de entrada de los árboles con pequeños jarrones y paniculata. Bajo la mesa del oficiante dos lecheras con las mismas flores y a la entrada del pasillo dos grandes maceteros de zinc con las mismas flores. Creamos así una ceremonia rural y chic.

La zona del cóctel se decoró con muebles rústicos y se montaron mesas bajas con centros de mesa con paniculata y craspedia. Los buffets se decoraron creando precioso bodegones rústicos que ensalzaban el espacio y la gastronomía.

Para la decoración del salón respetamos al máximo la estructura y tan solo añadimos guirnaldas de luz y pompones de seda en tonos grises, amarillos y blancos, siguiendo la paleta de color de la boda. Las mesas se decoraron con mantelería de lino gris piedra y sillas con lazada a juego. Los platos presentados sobre bajo plato de mimbre, la minuta en papel kraft y el centro de mesa de panicualata con craspedia sobre base de zinc terminaba dando ese toque rural-chic.

La mesa presidencial se decoró de manera especial siguiendo los mismo motivos florales, pero esta vez con centros de distintos tamaños presididos por unas letras SR&SRA personalizadas.

Como hemos dicho fue una boda llena de detalles, desde los pay-pays de rafia natural que se entregaron a los invitados en la ceremonia, pasando por los botes de pompas de jabón que lanzaron a los novios recién casados, también se montó un photocall de temática polaroyd y un seating con tarjetas de agradecimiento personalizadas para cada invitado y escritas personalmente por los novios.

Durante el banquete no faltaron los momentos emotivos como la proyección de un vídeo de la pareja, la canción sorpresa que les regalaron escrita especialmente para ellos, la entrega de ramos a las madres, la entrega del ramo de la novia y otros muchos momentos.

Con una boda con tanto momentos emotivos no podía faltar una buena fotógrafa. En este caso Sara Lázaro fue la encargada de recoger todos los momentos emocionantes que vivimos y dejarnos unas fotos para el recuerdo de una boda que fue una fiesta con la familia y los amigos, con momentos emotivos y con una pareja que irradiaba felicidad.

Related Projects

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR