Boda Cristina y Julián

Fecha: Junio 2014     ·     Categoría:  Boda entre viñedos     ·     Fotografía: Sara Lázaro    ·    Espacio: Masía Vallformosa

Explicación

Cristina y Julián son grandes amigos. Los hemos visto empezar su historia de amor desde el principio y hemos vivido con ellos momentos inolvidables. Cuando nos anunciaron su boda, con pedida de mano a los pies de la Torre Eiffel incluida, no pudo hacernos más ilusión la noticia.

Sabíamos desde el principio que su boda iba a estar cargada de detalles, y nuestro Servicio de WeddingDesigner&Plannerencajaba perfectamente en sus planes. Además, aplicamos muchas técnicas DIY propias del ServicioHandmade& DIY Wedding. Su boda iba a celebrarse entre viñedos, por lo que también aplicamos muchos recursos del Servicio Green Weddings, un reto apasionante para nuestro equipo.

Cristina y Julián querían celebrar una boda muy personalizada, elegante y cargada de detalles que marcasen la diferencia. Su bodareligiosa iba a celebrarse en la Iglesia Catedral de San Lorenzo, en SantFeliú de Llobregat, un templo imponente con una preciosa plaza a sus pies. Después querían celebrarlo en unas bodegas, un espacio entre viñedos, donde pudiesen celebrar una gran fiesta.

El resultado fue una boda de junio, entre viñedos, al más puro estilo rural, pero con muchísima elegancia y toques parisinos.

Los Detalles de Dandelion Events

La ceremonia religiosa tuvo lugar en la Iglesia Catedral de SantFeliú. La decoración del templo fue sencilla y elegante, pues la Iglesia ya es imponente y no necesita mucha decoración. Para ello se colocaron sencillos prendidos de paniculata en los bancos y varios centros de flores blancas en el altar.

La ceremonia fue muy emotiva y participativa. El párroco hizo hablar a la pareja, explicar como se conocieron, resaltar cualidades el uno del otro…En fin, una ceremonia muy personalizada.

Para la salida de los novios unalluvia de arrozrecibió a los recién casados que se fueron a las bodegas en un imponente RollsRoycebeig.

La celebración tuvo lugar en las Bodegas Vallformosa. Allí, entre viñedos y al aire libre tuvo lugar el cóctel de bienvenida. El catering ¿? se hizo cargo de todo el servicio, entre el que destacó el cóctel con estaciones de quesos, jamón, hamburguesas de buey, de limonada casera y un sin fin de aperitivos. Tras el cóctel, la celebración siguió en la cava de la bodega, con un menú tradicional a mesa donde no faltó el postre a cargo de Oriol Balaguer y corte de tarta nupcial.

En la propuesta decorativa, se siguió una decoración vintage y rural con toques parisinos. La zona del cóctel contó con decoración estilo vintage que se complemento con un Photocall handmade hecho por el propio novio. Eran unas letras con bombillas y una Torre Eiffel. El montaje quedó precioso y fue uno de los atractivos de la boda y todos los invitados se hicieron su foto Polaroid que pegaron en un álbum de recuerdo para la pareja.

Tampoco faltó un seating original decorado con fotos de los novios, y un rincón donde los invitados dejaban a la pareja sus mejores deseos en una botella. Una idea que a los invitados también les gustó mucho.

La decoración del salón contó concentros de mesa estilo rústico y vintage. Compuestos por candelabros, velas y botes de cristal con encajes y algunos arreglos florales con paniculata y otras flores silvestres. La mesa de los novios se decoró también con sus iniciales hechas con corchos de vino, un detalle muy propio para el enclave de la celebración.

Para losregalos de invitados, Cristina y Julián escogieron unas pulseras con el símbolo de infinito para las chicas y unas corbatas para los chicos. A todos los niños les regalaron unos dispensadores de caramelos estilo años 50.

La boda de Cristina y Julián estuvo llena de detalles inolvidables: el vídeo de bienvenida a los invitados estilo South Park, la entrega del ramo, la sorpresa de los amigos cantándoles y versionando canciones de Manolo García, el baile de los novios…Pero si hubo una sorpresa bonita fue la que la novia le dio al novio, que ese mismo día celebraba su cumpleaños. Consiguió que uno de sus grupos favoritos, El Último Tributo, fuese a cantar para ellos durante la fiesta. ¡Un detalle precioso!

La fiesta se alargó hasta altas horas de la madrugada y contó con detalles divertidos como un Videocall a cargo de Mond Estudio, que también recogió en vídeo todos los detalles del gran día.

Una boda para el recuerdo que siempre llevaremos en nuestro corazón y que Sara Lázaro capturó con sus preciosas fotos para siempre.

Most Recent Projects

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR